Gavi, la defensa azulgrana… Las claves de la victoria del Barça

Son muchos los condicionantes que se dieron en la victoria del FC Barcelona al Real Madrid en la final de la Supercopa de España. La que podría ser, perfectamente, la mejor primera parte del club blaugrana en la ‘Era Xavi’, dejó muchos destellos del buen fútbol desplegado por un Barça que, como dijo Araujo tras el partido, »ha comenzado una nueva era».
Desde que el Barcelona fue campeón de Copa del Rey hace 21 meses ante el Athletic de Bilbao, el equipo de Xavi corta una de las peores rachas negativas que se recuerdan en ‘Can Barça’. El Real Madrid, que ‘hizo aguas’ en todos las líneas del campo y en cada tramo del partido, no pudo reaccionar ante la avalancha azulgrana que se vio en Riad.
Excelso Gavi
El joven (18 años) centrocampista tuvo gran parte de culpa del éxito de su equipo: se vació físicamente, su presencia fue clave para anular a Modric y Kroos y participó en los tres goles (gol y dos asistencias) de su equipo, es decir, lo que todo entrenador quiere en un mediocampista ‘todoterreno’ que se ha hecho hueco a base de coraje y corazón.

Everybody smile! 🏆 pic.twitter.com/FBtogDzlrq— FC Barcelona (@FCBarcelona) January 16, 2023
Con su fiel escudero Pedri, la experiencia de Busquets y el despliegue de Frenkie De Jong, ahogaron cada salida de balón de un Real Madrid que claudicó por errores groseros de precipitación provocados por el FC Barcelona. Lewandowski, que no quiso faltar a su cita con el gol, también puso su granito de arena (con un tanto y una asistencia) para darle la vuelta a la situación, conseguir un título 21 meses después y hacer estallar por los aires la inercia tan positiva con la que se presentaba un Madrid »con la barriga llena» de títulos.
El Madrid no se presentó
El equipo de Ancelotti no tuvo una buena noche en Riad. El fuego en los partidos apretados siempre -o casi siempre- lo apagaba Modric, Benzema o Vinicius, pero ayer no apareció ninguno de los tres. Modric y Kroos no tuvieron la consistencia y el peso en el juego para mover la pelota y hacer jugar al Madrid, Benzema no se manifestó hasta que marcó el gol de la honra en el 93′, Vinicius sigue con falta de chispa tras la cita mundialista y la mala actuación de Carvajal y Rüdiger (que fallaron en los dos primeros tantos del partido), hizo que el equipo del Paseo de la Castellana no pudiera reaccionar ante la gran ola azulgrana.

Partido sufrido, con emoción en los penaltis y victoria ante un gran rival. Estamos en la final! #Supercopa #HalaMadrid pic.twitter.com/oacLtgKREY— Thibaut Courtois (@thibautcourtois) January 11, 2023
El único que mantuvo su línea habitual fue Courtois. El héroe de la tanda de penaltis en la semifinal ante el Valencia realizó hasta tres paradas de importante peso en los primeros compases del partido, detuvo un mano a mano de Dembélé y sostuvo al equipo hasta que llegaron los errores defensivos madridistas que fueron aprovechados por el Barcelona. Es decir, el belga evitó una derrota mayor que pudo haber hecho más ‘sangre’ a un Real Madrid que, tras esta final, se fue con la moral por los suelos de Arabia Saudí.

[#item_full_content]

Deja una respuesta